miércoles, 27 de febrero de 2013

lunes, 25 de febrero de 2013

En el baile, bailas


Ayer andaba yo pensando que la vida también es como un baile en pareja. O quizás la pareja sea como un baile vivo, orgánico. El caso es que imagino algunos pasos y señalan casi todo lo que puede suceder en nuestra vida de relación.

Yo me acerco, tú te acercas. Me pisas. Pues sí que estamos bien...
Tú te acercas, yo me acerco. Patada en la espinilla. ¿A que no te lo esperabas?
Yo me alejo, tú vienes. Y también al revés. Un juego divertido, ese buscarnos.
Yo me alejo y tú te alejas. Y cuando parece que ya casi estamos por perdernos de vista, una mano agarra a la del otro y le salva. Y entonces nos acercamos los dos. Y es hermoso.
O tú te alejas, yo me alejo. Y llega un momento en que estamos tan fuera de órbita, que ya ni nos acordamos de cómo era bailar juntos. Se termina la canción.
O bailamos tan pegados que casi no podemos ni respirar. Me asfixio, nos asfixiamos.
O sólo bailamos temazos. Hasta quemarlo todo. Aquí lo importante ya no somos tú y yo. Sólo importa el baile, los temas, lo demás.
O bailamos de todas las formas imaginables hasta terminar exhaustos. Vida intensa.

Me gusta ese baile que es fluido, armónico, sensual, cómplice; que deja aire para respirar pero acerca hasta tocar el alma. Así quiero yo bailar. No importa si alguna vez nos pisamos despistados o damos algún traspiés, lo que importa es seguir bailando hasta encontrar la cadencia propia, única, imaginativa. Hace falta voluntad, como en cualquier disciplina.
Una canción que bailar, una canción que vivir.

Cuando estás en el baile, bailas.

* Cuidado: no saques a bailar a cualquiera. Hay personas que tienen muy mal oído y te pueden arruinar  la fiesta. Y no es sólo que te pisen o te hagan hacer el ridículo en la pista de baile, no: es que pueden lesionarte gravemente. Si te rompes la cadera, que no sea por bailar con un patán.


domingo, 17 de febrero de 2013

Delirio


Vivir es un delirio que engancha. Un paranoia que se cuela en lo que otros se empeñan en llamar realidad. Paranoia que a veces soñamos compartir.

La vida puja. Sale el sol. Los ojos se embellecen. El sueño se va.

Vivir es un delirio. La búsqueda de un espejismo que a veces se puede rozar.
Buscar y encontrar. Deseo y regazo.

La vida siempre tiene las de ganar, aunque termine jugando al escondite con la muerte.

Deliro. Deliras. Deliramos.


martes, 12 de febrero de 2013

De poetas y amores


El poeta pide a su amor que le escriba

Amor de mis entrañas, viva muerte,
en vano espero tu palabra escrita
y pienso, con la flor que se marchita,
que si vivo sin mí quiero perderte.

El aire es inmortal. La piedra inerte
ni conoce la sombra ni la evita.
Corazón interior no necesita
la miel helada que la luna vierte.

Pero yo te sufrí. Rasgué mis venas,
tigre y paloma, sobre tu cintura
en duelo de mordiscos y azucenas.

Llena pues de palabras mi locura
o déjame vivir en mi serena
noche del alma para siempre oscura.

Federico García Lorca





Manolo Sanlúcar a la Guitarra, Carmen Linares canta

lunes, 4 de febrero de 2013

Si me acompañas


Si me acompañas, escribiremos versos sin darnos cuenta. Quedarán por un instante tatuados en nuestra piel, para difuminarse después y caer en la gozosa desmemoria. Cantaremos la más hermosa canción, a base de caricias y pintaremos después un océano verdiazul que acogerá nuestros sueños y despertares. No quedarán ya amaneceres de los de mascar la soledad.

Mis ojos descansarán en tus desvelos.
Tu espalda se aflojará acostada sobre mis desvaríos.

Juntos buscaremos nuestro destino, si te atreves a enredarte en mis dedos. Bailaremos melodías encantadas, adictos a la más pura belleza. Treparemos montañas salvajes, colgados en abismos de extravío. Inventaremos la historia de nuestras vidas. Y viviremos más aún.

Si no tienes miedo, fotografiaremos cada uno de nuestros instantes, tan sólo con tus ojos y mis manos, tan limpios como  el agua de ese río.

Verso a verso
canción a canción
fotograma a fotograma
latido a latido.

Deseo que me acompañes.

<