sábado, 27 de abril de 2013

Azares


" ¿Eres de dejar las cosas al azar o más bien de coger el caballo por las riendas?" Javier Gallego

 "No, no suelo dejar muchas cosas al azar. Lo que pasa es que aquí lo hago en forma de pregunta. Yo soy una persona que tiene más dudas que certezas y, a veces, en ese afán de encontrar respuestas a mis dudas vitales, no encuentro el camino y esas veces la impotencia me puede y digo "qué dirás si lo dejamos todo al azar?". Es un poco una rendición, pero condicionada. De todas formas creo que cuanto más dueños seamos de nuestro propio destino y menos dejemos a la superstición y a las circunstancias aleatorias, mejor nos irá a todos." José Ignacio Lapido

"Lo creo profunda y sinceramente, cuanto menos dejemos al azar y más responsables y menos jugadores de cartas seamos, mejor nos irá en este juego de la vida." Javier Gallego

Tengo que dar gracias al tal Lapido por sus palabras y al Crudo por sus buenas entrevistas.
 Me han arreglado el día.


viernes, 26 de abril de 2013

Dulce condena

Quieres creer que nunca más se atreverá a herirte pero la vida se las compone para hacerte rasguños. Piensas que ningún mes de abril volverá a dolerte y descubres que un nudo anida de nuevo en tu pecho. Imaginas que eres ahora más fuerte y sangras cada vez no más pero sí distinto. Los días pasan y tu piel se curte, pero nunca lo suficiente como para salir indemne. Dulce inocencia, este afrontar la vida como una niña. Tierna condena, saberte tan vulnerable pero jugar a ser invencible.

miércoles, 24 de abril de 2013

Mi casa del sol poniente


En mi casa amanece cada vez que se pone el sol. En mi casa vive la luz, aunque pasan horas en las que reina la oscuridad. 

En mi casa se defiende la alegría como trinchera, como principio, como bandera, como destino, como certeza, como derecho... como Benedetti. La alegría como antídoto antitodo.


viernes, 19 de abril de 2013

Invierno en primavera


Escarcha en las venas, viento enloquecedor, palabras que se congelan, mis manos no responden, ojos de cristal, incomunicada, peligro de aludes, circula con precaución, cadenas que me ayudan a avanzar pero pesan demasiado, frío que corta -de nuevo- mi respiración y enlentece los sentidos.

Pequeño invierno de abril
Pequeño infierno de abril


lunes, 15 de abril de 2013

Pura Vida

He ido creando este presente. Lo busqué a con(s)ciencia. Al menos busqué con los ojos abiertos gran parte de lo que ahora soy, de lo que me siento responsable. Tomamos riesgos cada día y tiro porque me toca. La vida a veces parece que se adormece, pero es mentira. Yo al menos, no sé en qué momento, hice una elección que implica vivir a pecho descubierto. Y probablemente no saldré en los periódicos por ello. Ni siquiera tiene ninguna importancia, en términos generales, pero es un compromiso que requiere determinación y energía, es una lucha, cada segundo, por tratar de ser mínimamente coherente. Es difícil vivir así, hagas lo que hagas, pero es el único modo que me parece legítimo. Por eso me parece de una riqueza incalculable encontrar a individuos que militan en esta idea. Pura vida. Así se titula el documental sobre el rescate a Iñaki Ochoa de Olza que, por fin, vi ayer. Hay personas que además mantienen la mirada limpia hasta el final. Y sólo por ese milagro ya me parece que está justificado el empeño de vivir a quemarropa. La cinta habla de cosas importantes: entre otras muchas, de cuánto necesitamos a los demás.

Una se enfrasca en escribir como si sólo existiera una. Como si el mundo alrededor hubiera dejado de ser mundo tras un holocausto nuclear. Estamos yo y lo que siento, pienso y escupo en palabras más o menos acertadas. Pero en el fondo escribo para que alguien me lea (si no, seguiría con lápiz y papel) y esperando que en algún momento inesperado (zas!) haya esa sutil conexión de la que la mayoría de las veces no soy ni siquiera consciente. Escribo también para no volverme loca en mi refugio nuclear, hablando contra las paredes de hormigón. Puede que sólo sea un modo más de expresar la necesidad que tengo de conectar, en algo al menos, con otras personas.

Es bonito crear redes, aunque sean muchas veces frágiles, invisibles a los ojos. Otras veces tan reales que se traducen en un dispositivo de rescate como el que se movilizó para ayudar a una persona en situación límite. 

Es hermoso creer en la vida, en la pura vida. (aquí puedes ver el documental de Iñaki Ochoa de Olza)

lunes, 8 de abril de 2013

Historias mínimas


Me cuenta un colega un escarceo sexual que le ocurrió hace un tiempo. El flirteo empezó con risas. Terminó con la contrincante aporreando la puerta de su casa de madrugada. Y con él llamando a la Guardia Urbana.
Cuánto me hizo reír.

Elige con quien te acuestas, que luego has de levantarte.

Una de las historias mínimas
de un largo fin de semana en Barcelona.

(pincha en la foto si quieres ver Barna desde lo más alto del Parc Güell)


jueves, 4 de abril de 2013

Libre


Una paja a la que hace volar el viento.
Inerme pero liviana.

Instantes.

Da miedo dejarse volar, pero es la única forma de ser.
La libertad aligera el alma pero la libertad profunda, también duele.

Vuelo. 
Contra todo pronóstico, cada vez más alto, cada vez más sin piel.


martes, 2 de abril de 2013

Purga


Aquel año el cielo preñado de nubes no pudo parar de llorar.
Llovió y llovió hasta que los ríos arrastraron todas las miserias del invierno. La crecida duró hasta que aprendimos a convivir con ella. Las zozobras se fueron puliendo contra las piedras y la  tristeza viajó pegada a los cantos rodados. 

Aquel año todo se purgó. No quedaron lágrimas. Sólo agua clara.
Aquel año, que pudo ser cualquiera, es posible que sólo exista en mi imaginación.


lunes, 1 de abril de 2013

Ruido


Hay canciones que me gustaría no cantar nunca.
A decir verdad nunca me ha convencido el ruido: daña y no sólo los oídos.