viernes, 19 de abril de 2013

Invierno en primavera


Escarcha en las venas, viento enloquecedor, palabras que se congelan, mis manos no responden, ojos de cristal, incomunicada, peligro de aludes, circula con precaución, cadenas que me ayudan a avanzar pero pesan demasiado, frío que corta -de nuevo- mi respiración y enlentece los sentidos.

Pequeño invierno de abril
Pequeño infierno de abril


1 comentario:

  1. Jo.
    Cómo me gustan las letras de Joaquín Sabina.

    "Algunas veces vuelo
    y otras veces
    me arrastro demasiado a ras del suelo,
    algunas madrugadas me desvelo
    y ando como un gato en celo
    patrullando la ciudad
    en busca de una gatita,
    a esa hora maldita
    en que los bares a punto están de cerrar,
    cuando el alma necesita
    un cuerpo que acariciar.

    Algunas veces vivo
    y otras veces
    la vida se me va con lo que escribo;
    algunas veces busco un adjetivo
    inspirado y posesivo
    que te arañe el corazón;
    luego arrojo mi mensaje,
    se lo lleva de equipaje
    una botella..., al mar de tu incomprensión.

    No quiero hacerte chantaje,
    sólo quiero regalarte una canción.

    Y algunas veces suelo recostar
    mi cabeza en el hombro de la luna
    y le hablo de esa amante inoportuna
    que se llama soledad.

    Algunas veces gano
    y otras veces
    pongo un circo y me crecen los enanos;
    algunas veces doy con un gusano
    en la fruta del manzano
    prohibido del padre Adán;
    o duermo y dejo la puerta
    de mi habitación abierta
    por si acaso se te ocurre regresar;
    más raro fue aquel verano
    que no paró de nevar."

    ResponderEliminar