domingo, 26 de mayo de 2013

Escalera al cielo


Hay un proverbio que dice que somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios.
(...)

¿Y de los deseos?
Dueña o esclava.
Escalera al cielo o al infierno.
 

jueves, 23 de mayo de 2013

Mediocridad

Desde que mi abuela, ya casi en la vejez, aprendió la palabra autoestima en algún programa televisivo, hizo de ella bandera: "hay que tener la autoestima alta, yo tengo la autoestima muy alta, etc.". Las banderas tienen algo patético, algo pretendidamente absoluto, que en el fondo no es nada. Un icono más. Y esta bandera que enarboló mi abuela es más de lo mismo. Eso le significaba que todo lo hacía bien y no sólo eso, sino que siempre lo había hecho todo del modo correcto.  Una vida en otra dimensión que yo no acierto ni a imaginar. Ahora, pasados los 90, a veces me dice en momentos de íntima confesión, que se arrepiente de algunas cosas. Desde ahí puedo yo quererla mejor; se está haciendo humana, por fin.  Nunca es tarde.

Al otro lado de esa gente que nunca jamás han hecho hacen ni harán algo -por mínimo que sea- mal (que en realidad son pocos pero muy pelmas) estamos el común de los mortales. Hoy tengo el día mediocre y por eso me da por pensar estas cosas. Puede que tenga que ver que hoy tenía clase de danza, un gusto empezar así la mañana, única alumna, todo a mi favor... pero he trastabillado lo indecible, me siento más o menos elástica como un gato de escayola y he rodado cual croqueta en más de una ocasión. Con este panorama, pues sí, he salido de allí hecha una mediocre, pensando que no soy buena en nada. Y bla bla bla.

Mediocre es la botella medio vacía. Mediocre es una mala etiqueta para colocarse en la frente. Como todas las etiquetas, que no dejan lugar a matices. Así que he tenido que ir dándole la vuelta a esta historia hasta que he visto que alguien mediocre debe ser aquel que no se para nunca a cuestionarse. Me he agarrado a esta idea (me conviene, claro) porque desde luego que es importante bailar bien, saber comunicar, ser buena en el curro, un crack del deporte o un buen amante, pero nada de esto te garantiza dejar de ser mediocre. Pensar en términos absolutos sólo puede ser erróneo. Nos equivocamos en la generalización. Es necesario cuestionar el mundo, cuestionarse. Es interesante darse cuenta de que todo a nuestro alrededor es relativo. Y esa relatividad genera dudas e incertidumbres pero, así es la vida que bulle. La vida viva. Necesitamos ordenar el  mundo y para eso usamos los conceptos, las generalizaciones y las simplificaciones, pero por encima de ese orden semántico está la singularidad. Qué singulares somos todos.
Así, hoy estoy mediocre pero sé que pasará. Otro día deslizaré con la música e incluso podré organizar mejor mis pensamientos para escribirlos aquí. Eso espero.


jueves, 16 de mayo de 2013

15 M

Despierto pensando en ti. Un día más.
Coche compartido y poca gasolina. El tiempo que nos toca vivir. Huesqueta mon amour. Mercedes y sus cosas. Reflexiones que casi duelen. De maternidades y otros tormentos. U oasis. Yo también estaré contigo cuando llores. Estupideces en el aire. Dormir y realidad. Dormir y realidad, es lo único que sirve. Vuelvo a mi casa en tu ciudad, que todavía no es mía. ¿Un lugar en el mundo? Prisas. Alejandro y las dudas contagiosas. Alegrías con fecha de caducidad. Lola, Diego, Blanca, Óscar, Laura, Pablo y Elena, que me enamoran. Concierto. El Brindador. Mola mi vecino. Arborea. Hippismo extreme. Sólo les ha faltado follar en el escenario sobre un colchón de flores. Low. El matriarcado. Cerveza. Me emocionan "Especially me" y "Just make it stop". Alfonso y Javier. Prometo estaros agradecida. La conciertera, los musiqueteros y Raquel. Recuento y me faltas tú.

Vuelvo a casa volando en la bici. Eses. Taxista cabrón. Hago eses, no porque vaya borracha, no, sino para tratar de dejarte en cada curva que hacen mis ruedas.

15 M.
 De lo que podría ser, que no es. Seguimos rulando. Especialmente yo y probablemente tú, como si vivieramos en esta canción.

miércoles, 8 de mayo de 2013

De revoluciones

Esta primavera gira furiosa colocando y descolocando acá y allá las fichas de mi tablero de juego.  Sólo puedo darle la mano a mis días y unirme a su revolución. Expectante pero activa. Con miedo a dar un nuevo salto al vacío pero consciente de que sin movimiento, no hay vida. Para no traicionarme, no puedo hacer otra cosa que ser yo.

Sé que en el fondo todo está bien. Y que el futuro, es hoy.


sábado, 4 de mayo de 2013

Edad

Debajo de una piel cuarteada por el tiempo anidan defensas contra la prisa, el desconsuelo y la falta de amor. El tiempo tiene un no sé qué que pone en su sitio incluso a quien nunca supo cual fue su lugar. Quizás el único lugar en el mundo sea una tumba. Y puede que al final sea cierto que en la búsqueda, en el camino, está la felicidad. Te mueves y te mueves y cada vez estás más lejos y te ves más pequeña. Perspectiva. Qué más da. Los caminos hacen piruetas de puro torcidos. Y no pasa nada. Has elegido una senda llena de piedras que ni sabes a dónde te lleva ni cuánto te costará llegar. En los bolsillos, un poco de tierra para no olvidar de dónde vienes. El resto está por inventar. Lee buenos libros y nunca pierdas el interés, eso te ayudará a escribir mejor tu vida. Es necesario tener brillo en los ojos. Y el corazón, como una pensión. Un corazón de puertas abiertas. Te miras al espejo y descubres otra cana. Sonrisa. Nunca te has sentido más guapa. Y al final lo único que importa es si has aprendido a convivir, no sólo contigo misma. Eres valiente. Los años pasan con precisión matemática. La edad es otra cosa. Siempre es la mejor edad. Para lo que sea. Sólo tienes que atreverte.