sábado, 4 de mayo de 2013

Edad

Debajo de una piel cuarteada por el tiempo anidan defensas contra la prisa, el desconsuelo y la falta de amor. El tiempo tiene un no sé qué que pone en su sitio incluso a quien nunca supo cual fue su lugar. Quizás el único lugar en el mundo sea una tumba. Y puede que al final sea cierto que en la búsqueda, en el camino, está la felicidad. Te mueves y te mueves y cada vez estás más lejos y te ves más pequeña. Perspectiva. Qué más da. Los caminos hacen piruetas de puro torcidos. Y no pasa nada. Has elegido una senda llena de piedras que ni sabes a dónde te lleva ni cuánto te costará llegar. En los bolsillos, un poco de tierra para no olvidar de dónde vienes. El resto está por inventar. Lee buenos libros y nunca pierdas el interés, eso te ayudará a escribir mejor tu vida. Es necesario tener brillo en los ojos. Y el corazón, como una pensión. Un corazón de puertas abiertas. Te miras al espejo y descubres otra cana. Sonrisa. Nunca te has sentido más guapa. Y al final lo único que importa es si has aprendido a convivir, no sólo contigo misma. Eres valiente. Los años pasan con precisión matemática. La edad es otra cosa. Siempre es la mejor edad. Para lo que sea. Sólo tienes que atreverte.

2 comentarios: