viernes, 12 de julio de 2013

Alambre de espino


Él era un sí pero no
ella, una no pero sí
aprendieron a quererse contradictoriamente
hicieron de la paradoja su cama
se amaron, salvajes, en la incertidumbre
obviando las palabras
que a veces separan.

Quizás no fue un amor perfecto
pero era suyo.

Sereno y puro
a pesar de los pesares, los contrasentidos, los vaivenes.

Hermoso y duro
tanto
que todavía andan buscando
ella y él
un pedazo de alma que quedó prendido
en el alambre de espino de su frontera.




No hay comentarios:

Publicar un comentario