lunes, 13 de enero de 2014

Mi camino


La vida bien podría ser el camino de las utopías, al menos para la tribu de los soñadores, entre los que me cuento. 

Me parece atractivo lo difícil, me atrae apasionadamente lo irrealizable. Y eso significa que sufro, porque caminar en la dificultad es casi siempre poco placentero (no soy masoca), pero también que sigo siendo lo suficientemente  inocente como para tener algún ratillo de felicidad porque, pese a realidades poco esperanzadoras, sigo soñando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario