miércoles, 12 de febrero de 2014

Mis charcos


A finales de diciembre, Antoine se fue. Un tumor cerebral se llevó su risa. Hace dos semanas, Beatriz ingresó de urgencia en el hospital, con un derrame también cerebral. Hoy sigue sin palabras, sin movimiento, sin emociones. La semana pasada Fanny se tiró por la ventana. Un séptimo piso y adiós.

Enero me ha robado el brillo, se ha entretenido en dolerme, en acumular ausencias, insomnio, preguntas y espalda cargada. Pacté con el invierno que no me agrediría, pero está claro que hemos de revisar algunas clausulas de su rendición.

Esta oscuridad dice pocas cosas muy claras: tenemos poco tiempo, sólo es lícito vivir a conciencia, en profundidad.

Saltaré sobre los charcos, y todo habrá pasado.

2 comentarios:

  1. Una gran idea la de saltar sobre charcos, a tope la vida. Muy bueno el grupo, tú también me enseñas cosas chulas. Para rebajar momentos chungos este extracto de Amelie me va genial, un beso http://www.youtube.com/watch?v=LQliMxwKEek

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que ando musicalmente (también!) un poco estancada. Conocí a estos chicos hace (ya!) un par de años. Los escuché en Radio 3 y coincidió que tocaban en Lisboa unos días de aquel enero que pasé por ahí. Un concierto íntimo en el que estábamos doce o trece personas de público, sentados a su alrededor. Me enamoraron. Me enamoré. Oh.

      A tope la vida, Mariano. Ahí estamos. Ser un poco Amèlie ayuda a pasar algún tropezón.
      Gracias. Y un beso grande: MUÁ!

      Eliminar