miércoles, 25 de marzo de 2015

Fuerzas (que se han vuelto a desatar)


En  la ciudad de las siete plagas todo parece conspirar contra la serenidad: la lluvia, el cierzo, las noticias, el tráfico, no encontrarte, el ruido, la precipitación. En la ciudad de las siete plagas, trepo por este pesticida-rayo-de-sol que me regala la tarde. Y canto. Como un batracio.


Quiero tener el valor de volar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario